El estrés mecánico

14 enero 2020 - 08:55 [GMT + 3]

Los compañeros de la categoría “Original by Motul” se afanan en ayudar a Guillaume Simonnet, al igual que Olivier Pain con sus sabios consejos, pero la mecánica, ya se sabe, se antoja en ocasiones caprichosa…    

© Duda Bairros
© jmd.photo

Quedan muy lejos, sin duda, las motos con las que Guillaume Simonnet participó en sus primeras competiciones. La KTM con la que rueda desde el inicio de su primer Dakar es ciertamente una de las claves del éxito de su proyecto. Ahora bien, en el vivac de Wadi Al Dawasir, le está dando un verdadero quebradero de cabeza: “He tenido importantes problemas durante las últimas dos etapas, con pérdidas de potencia y paradas repentinas de la moto. En ocasiones he tenido que esperar 5 o 10 minutos, o incluso una hora, para que volviera a arrancar,” confiesa el motorista inscrito en la categoría “Original by Motul". “El problema es que no es una avería evidente… No logro identificar bien qué falla, así que estoy trasteando aquí y allá. En estos momentos, estoy subiendo del todo el arnés de cableado, a ver si con eso resuelvo el problema”. Desde el inicio del rally, la hoja de ruta está siendo respetada por los tres valientes que integran el equipo JOG. Guillaume, fan desde hace mucho tiempo de Olivier Pain, se inscribió en compañía de Jérôme Denibaud y logró convencer al excampeón para que se reenganchara. “Seguimos los tres en carrera y ese es nuestro principal objetivo. Evidentemente Olivier se sitúa por delante de nosotros (36º en la general) y hasta que empecé a tener problemas hemos rodado juntos Jérôme y yo.” Con 4 etapas aún por delante, el principiante que esperaba sufrir sobre todo físicamente intenta gestionar la ansiedad que le provocan los caprichos de su máquina. La 97º posición en la general, a más de 5 horas de su cómplice de la primera semana (85º), es sin duda la menor de sus preocupaciones.  

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar