Un vivac conectado… a la energía solar

13 enero 2021 - 08:18 [GMT + 3]

La organización del Dakar ha presentado su proyecto de transformación para lograr un rally con muy bajas emisiones de aquí a 2030. Por su parte, el grupo GCK de Guerlain Chicherit se compromete doblemente con ese objetivo: además de un coche de hidrógeno, el piloto convertido en empresario desea aportar electricidad limpia para cubrir las necesidades del vivac.

© SIMENEL FOCUS ON
© SIMENEL FOCUS ON
© SIMENEL FOCUS ON

Guerlain Chicherit es de los que ven las cosas a lo grande. Desde que dejó la competición en rally raid, tras alcanzar una quinta posición en el Dakar 2010 y ganar el campeonato del mundo en 2009, ha creado un equipo de rallycross, se ha lanzado en el sector inmobiliario y ha comprado el circuito de Charade cerca de Clermont-Ferrand, siempre con un objetivo en mente que se ha vuelto más ambicioso con los años: favorecer la energía verde, concibiendo en cada ocasión un ecosistema completo cercano. En antiguo campeón del mundo de esquí extremo prepara, ante todo, su retorno al Dakar: “Mi objetivo es claramente lograr que cambien las cosas”, afirma con entusiasmo y vehemencia al teléfono, al no poder estar presente en Neom con su equipo GCK e-Blast, por haberle retenido en Tignes el nacimiento de su tercer hijo. “El proyecto empezó a gestarse hace dos años y ya contamos con un prototipo que rueda. Quiero regresar y participar en la carrera, ganar el Dakar y revolucionar las cosas. El deporte del motor y el Dakar, en particular, deben predicar con el ejemplo en el consumo y suministro de energía”.  

El proyecto cuenta con múltiples facetas y está bien avanzado. En el vivac de Neom, el grupo GCK, que creó junto con su socio Eric Boudot, ha instalado un campo de paneles solares que alimentan de forma experimental una pequeña porción del vivac. Para este primer paso, el dispositivo desplegado ha resultado más que suficiente para cumplir su misión. Sin embargo, a corto plazo, GCK desea proponer una solución para cubrir las necesidades de las 2.500 personas que viven en el vivac, teniendo en cuenta, además, unos requisitos bien específicos: “Hemos acudido precisamente a Neom para calcular la cantidad de energía necesaria para reemplazar todos los grupos electrógenos que funcionan aquí”, explica Boudot. “Lo que hace posible nuestro proyecto son las estaciones de almacenamiento de electricidad que hemos desarrollado. La tecnología existe desde hace unos diez años, pero la parte innovadora ha sido lograr que sean móviles, algo fundamental para un evento como el Dakar”. Vehículos ecológicos que se desplazan entre vivacs verdes. Esa es la visión que motiva a Guerlain Chicherit y a los equipos del Dakar. En un mundo tal vez no tan lejano, otra revolución parece perfilarse: la de un vivac silencioso.

© SIMENEL FOCUS ON

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar