Una Arabia inmensa

11 junio 2020 - 13:00 [GMT + 3]

A veces, uno tiene la privilegiada sensación de poder tocar el arcoíris como quien roza, con la punta de los dedos, un tesoro mágico. En un estado parecido nos sumergimos todos durante las dos semanas del Dakar 2020 en Arabia Saudí, donde comenzó a escribirse el tercer capítulo de nuestra historia. Nuestros anfitriones saudíes tuvieron la valiente inspiración de creer en este matrimonio. Una visión compartida por todos los pilotos y sus tripulaciones. Día tras día, y en muchas ocasiones durante la misma etapa, el deslumbramiento inicial fue dando paso a profundos sobresaltos emocionales por la majestuosidad de los paisajes. La exploración seguirá su curso en enero de 2021 y promete albergar sorpresas del mismo calibre: el territorio saudí sólo ha desvelado una pequeña parte de sus misterios. En las últimas semanas, una nueva inmersión en los programas informáticos de cartografía y en las notas de nuestras “recos” del año pasado nos ha permitido darnos cuenta de que queda mucho horizonte por delante. El recorrido que hemos preparado es un extenso viaje por los desiertos saudíes que no revisitará en ningún momento las dunas y el trazado del pasado mes de enero. Además, las inmensas posibilidades que ofrece el país nos han permitido diseñar un reto más técnico, con una variedad de terrenos que permite limitar el número de tramos rápidos. Esta novedad en el trazado de la competición viene de la mano de innovaciones destinadas a sentar las bases de una carrera más fiel a los valores del rally raid. Apostar por la navegación y reducir la velocidad son elementos destacados de un programa en el que la creación de la fórmula Dakar Classic supone un doble guiño a la leyenda del pasado y a la promesa del futuro. La aventura se conjuga en cualquier tiempo verbal.

David Castera,

Director del Dakar

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar