Simon Marčič, en punto muerto

8 enero 2021 - 13:08 [GMT + 3]

Acostumbrado a sufrir toda suerte de percances en el Dakar, el piloto esloveno ha firmado un inicio de rally menos accidentado de lo habitual desde la salida en Jeddah. Con sus traspiés, eso sí, para no perder la costumbre…

during the Dakar 2021’s Prologue and start podium ceremony in Jeddah, Saudi Arabia on January 2, 2021 - Photo Florent Gooden / DPPI
during the Dakar 2021’s Prologue and start podium ceremony in Jeddah, Saudi Arabia on January 2, 2021 - Photo Florent Gooden / DPPI © Florent Gooden / DPPI
during the 3rd stage of the Dakar 2021 between Wadi Al Dawasir and Wadi Al Dawasir, in Saudi Arabia on January 5, 2021 - Photo Frédéric Le Floc’h / DPPI
during the 3rd stage of the Dakar 2021 between Wadi Al Dawasir and Wadi Al Dawasir, in Saudi Arabia on January 5, 2021 - Photo Frédéric Le Floc’h / DPPI © Frédéric Le Floc’h / DPPI

Pase lo que pase, Simon Marčič nunca pierde la sonrisa. Desde su primera participación en el Dakar, ha vivido toda suerte de peripecias, con una capacidad para encadenarlas, afrontarlas y superarlas que sobrepasa todo entendimiento. La edición 2016 es, probablemente, su cosecha más heroica, cuando competía por primera vez en malles-moto y comenzaba la tercera etapa, en la que el rally se adentraba en tierras argentinas, con el hombro dislocado y un pulgar fracturado como consecuencia de una mala caída. “A partir de ese momento, me dije, adelante, pero lo cierto es que todo fueron problemas, uno tras otro, y llegaba último prácticamente todos los días y con mucho dolor,” recuerda con el sosiego que confiere el paso del tiempo pero también con orgullo. En el vivac de Al Qaisumah, el campeón de Eslovenia de enduro en 2019 confiesa estar disfrutando de lo lindo de su 7º Dakar y guarda un recuerdo especialmente bueno de la quinta etapa, en la que todos los pilotos sufrieron lo suyo para llegar a meta. “Era una especial que lo tenía todo. Empezó con pistas muy pedregosas y después fue un cordón de dunas tras otro,” recuerda casi pasando por alto los percances que él mismo sufrió. “Es cierto que tomé la salida con una rueda trasera tocada, haciendo ya un ruido sospechoso, y el neumático acabó totalmente destrozado en el tramo de enlace final. Tuve que emplear hora y media para recorrer los cincuenta últimos kilómetros.”  El desaguisado se tradujo en una horita de trabajo sobre su moto en la llegada al vivac, pero su principal lamento era otro: “Este año, venía con la aspiración de lograr un buen resultado en la categoría Original by Motul, pero me di un buen batacazo en la hierba de camello durante la segunda etapa y sigo sufriendo de las cervicales, de ahí que esté en el puesto 48º cuando aspiraba a estar más bien en el 30º.” Pese a todo, quejarse no forma parte del ADN de este eterno optimista, que está feliz por continuar en carrera a un ritmo que considera hasta cómodo: “Antes, dormía tres o cuatro horas cada noche en el Dakar y ahora, desde el principio, tengo entre seis y siete horas de descanso.”  

during the Dakar 2021’s Prologue and start podium ceremony in Jeddah, Saudi Arabia on January 2, 2021 - Photo Florent Gooden / DPPI
during the Dakar 2021’s Prologue and start podium ceremony in Jeddah, Saudi Arabia on January 2, 2021 - Photo Florent Gooden / DPPI © Florent Gooden / DPPI

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar