Exhibición de Sunderland y Loeb

11 enero 2019 - 23:27 [GMT -5]

En el punto de mira

La jornada de descanso se antoja especialmente merecida para los pilotos del Dakar al término de una 5ª etapa que ha incluido los sectores cronometrados más largos y variados del rally. El pistoletazo de salida se ha dado para todos en Tacna, en el punto más alejado de Lima que los pilotos habrán alcanzado este año. El pelotón daba media vuelta y cruzaba una zona larga de fesh fesh antes de afrontar las primeras pistas del día, serpenteando entre imponentes cañones que han cautivado a los fotógrafos y también a los amantes de las trayectorias. Esta larga primera parte de la especial ha desembarcado en las dunas de Ilo, donde las motos y los quads se han enfrentado a una dosis doble de arena. Mientras tanto, los coches, SxS y camiones eran invitados a una segunda ración de especial: 137 kilómetros adicionales, en cuyo trazado se incluía un temible tramo de fesh fesh ya transitado la víspera. Valentía a raudales, eso es lo que exigía hoy la prueba.


Lo esencial

Discreto desde la salida del rally, Sam Sunderland nos ha recordado que no ganó el Dakar 2017 por casualidad. El piloto oficial de KTM se ha desenvuelto a las mil maravillas en una reñidísima batalla en primera línea de carrera, adjudicándose su primera victoria del año y colocándose nuevamente a menos de un minuto de Ricky Brabec en la general. En coches, Sébastien Loeb ha dominado con mano de hierro la etapa, embolsándose su segunda victoria desde la salida en Lima con más de 10 minutos de ventaja sobre un Nasser Al-Attiyah que sigue liderando cómodamente la general. Stéphane Peterhansel, por su parte, cede 24 minutos. En quads, Nicolás Cavigliasso continúa con su Dakar de ensueño con un nuevo e incontestable éxito que le permite ampliar su renta hasta casi 50 minutos en la clasificación provisional y abordar la segunda mitad del rally desde la tranquilidad. Mucho más reñida está la pugna en la categoría de los pesos pesados, donde ha vuelto a encontrarse con el éxito Eduard Nikolaev, que deberá guardarse las espaldas pues sigue a tiro de sus compañeros de equipo Dmitry Sotnikov y Andrey Karginov en la general.


La actuación del día

Tocado pero no de muerte. Sébastien Loeb no es el tipo de piloto que se achanta ante las adversidades y la ausencia de éxitos. El francés ha reaccionado hoy como el campeón que es y se ha adjudicado su 12ª victoria de etapa en el Dakar después de dos días difíciles. El piloto de Peugeot ha hecho una verdadera demostración de fuerza a la que solo ha podido plantar cara Nasser Al-Attiyah, quien, con todo, ha terminado a una cierta distancia. Esta exhibición permite al oriundo de Alsacia mantenerse en carrera antes de abordar la segunda mitad del rally.


Un duro revés

Sigue sin ser el año de Paulo Gonçalves, que recordemos tomaba la salida del rally desbordando entusiasmo tras haber sido duda debido a una intervención en el bazo a la que se sometió apenas unas semanas antes del inicio de la carrera. Sexto en la general en la salida esta mañana, el portugués ha vuelto a sufrir una dura caída en el km 155. Víctima de un traumatismo craneal y una herida en la mano derecha, se ha visto obligado a abandonar por quinta vez en su andadura en el Dakar (suma 12 participaciones). Esta baja se suma a la de Joan Barreda, pero no basta para tumbar a Honda, que domina la carrera en el ecuador de la prueba de la mano de Ricky Brabec.

El dato

132. O, lo que es lo mismo, el número de victorias amasadas por Kamaz en el Dakar. Un dominio de la marca rusa en la carrera de camiones que está hoy, más que nunca, de actualidad gracias al triunfo de Eduard Nikolaev en Arequipa, que es también el quinto triunfo de los Kamaz en cinco etapas desde la salida en Lima. Eduard Nikolaev, Andrey Karginov y Dmitry Sotnikov ocupan en estos momentos los tres peldaños del podio de la general, con una ventaja de varias horas sobre Gerard de Rooy…

La reacción del día

Ricky Brabec: “No sé si estoy soñando o si es real. Me encantaría sacarles una buena ventaja a mis rivales, pero solo me separa un minuto. El Dakar nunca es fácil. He trabajado mucho durante los últimos meses para preparar la carrera así que me he fijado objetivos ambiciosos, de ahí que sea fantástico ver que el esfuerzo es recompensado. Hoy he hecho una gran etapa y voy a afrontar la próxima en una buena posición para atacar. Ojalá pueda ganar la etapa posterior a la jornada de descanso y ampliar mi ventaja. No sé si soy favorito, pero tengo ante mí la oportunidad de escribir una página de la historia: convertirme en el primer estadounidense en coronarse en el Dakar y, al mismo tiempo, poner fin a la senda victoriosa de KTM. Evidentemente el peso sobre mis espaldas es considerable. Pero voy a intentar aprovechar estos momentos y perseguir estos objetivos día tras día.”

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar

Patrocinadores del Dakar

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.