Infos
  • Recuperación des los vehículos en el puerto de Le Havre los 13 y 14 de Febrero, 2019

Las 5 categorías del Dakar

Son cinco las categorías representadas en el Dakar. Las motos, los coches, los quads, los camiones y, más recientemente los Side by Side (SxS) permiten a los pilotos y equipos vivir una aventura fuera de lo común, descubrir paisajes asombrosos a lo largo de los 29 países que ha atravesado la prueba desde su primera edición en 1979.

Desde los coches “oficiales”, es decir, oficialmente inscritos por los fabricantes, hasta a los prototipos de buggies desarrollados en un taller por un aficionado apasionado, los vehículos del Dakar siguen haciendo soñar a generaciones de fans desde hace 40 años.

Motos

En la categoría reina, se asocia a los pilotos con la imagen del motorista solitario, con la puesta de sol como telón de fondo, que busca el camino en un océano de dunas. La gran mayoría de pilotos de motos son aficionados. Sin embargo, el proceso de selección es sumamente estricto. Para ser aceptado en el Dakar, se exige a los candidatos haber terminado una prueba del Campeonato Mundial de Rally Cross Country de la FIM o una de las carreras “Dakar Series”.

En esta categoría encontramos varios grupos, siendo el más conocido el de los pilotos de élite. Estos pilotos, con sus placas de carrera distintivas de color amarillo, han terminado todos en el top 10 de la general en los últimos años o, como mínimo, han ganado una especial (sin contar los prólogos) en una de las últimas ediciones.

Todas las motos que disputan el Dakar tienen como particularidad una cilindrada limitada a 450 cc.

Su cilindrada máxima es de 750 cc para los 2x4, 900 cc para los 4x4. 

Lucen su número de carrera sobre un fondo azul. Esta categoría, que existe desde 2017, está experimentando un auténtico auge. Se trata de vehículos ligeros, conocidos también como SSV o UTV, (como los CAN-AM, Polaris, Yamaha…) que deben cumplir un reglamento que permite, por un coste razonable, transformar vehículos que permanecerán bastante similares a los de serie.

La vocación de esta categoría es permitir a numerosos aficionados contar con una plataforma más accesible a la par que divertida. También ofrece la posibilidad a los grandes equipos y a los fabricantes identificar talentos futuros.

Al contar con un depósito de 130 litros como capacidad máxima y una autonomía de 250 kilómetros, la particularidad de estos vehículos es que repostan igual que las motos.

T1:

La más frecuente (tanto entre los profesionales como entre los aficionados), se trata de un prototipo que debe cumplir las normas técnicas y de seguridad del reglamento de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). La base del vehículo es un chasis tubular sobre el que se montan los componentes mecánicos y de seguridad. La carrocería del vehículo, a menudo de fibra de vidrio o de carbono, adopta la mayoría de las veces la “silueta” de un vehículo comercial existente, pero estos vehículos están totalmente concebidos y desarrollados para la carrera. ¡Así que no se encuentran en los concesionarios!

Los T1 pueden ser 2x4 o 4x4, con motores de gasolina o diesel. Son los más rápidos y, a menudo, los más impresionantes.

Los más conocidos:

- TOYOTA Hilux de Nasser Al Attiyah

- MINI de Nani Roma

- PEUGEOT de Carlos Sainz, ganador en 2018

T2:

Su número de carrera aparece sobre un fondo rosa. Se trata de vehículos todoterreno de serie modificados para la competición. La receta es bastante sencilla: se toma como base un vehículo 4x4 de serie adquirido en un concesionario y se procede a la introducción de modificaciones, con una preparación altamente regulada, que se centra, ante todo, en la seguridad: arcos, asientos de seguridad, depósitos…

T3:

Se trata una vez más de prototipos, pero considerados “vehículos ligeros”. A menudo, están equipados de motores de moto. Los más conocidos son los buggies pequeños de los hermanos Coronel, con los que han disputado la prueba hasta 2017.

OPEN:

Existen varias subdivisiones. Entran en la categoría OPEN los vehículos que responden a normas técnicas diferentes a las de la FIA, como por ejemplo el reglamento estadounidense SCORE (entre los que destaca Robby Gordon, como uno de los pilotos más conocidos), los vehículos eléctricos o que avanzan gracias a energías alternativas o, desde el Dakar 2019, los UTV que cumplen los reglamentos nacionales.

T4.1:

Se trata de un camión de serie que cumple el reglamento FIA. Cada vez son menos frecuentes, puesto que resultan poco aptos para superar las dunas, por ejemplo.

T4.2:

La categoría más frecuente. Se trata de camiones prototipo que cumplen un reglamento fijado por A.S.O., organizador del Dakar. La cabina y algunos componentes deben ser de serie. Al contrario que los coches T1, se puede reconocer a simple vista la marca del camión. Ligeros, potentes e impresionantes, su compartimento de carga se encuentra prácticamente vacío. Se les fija un límite de 140 km/h por razones de seguridad.

Los más conocidos:

- IVECO de Gerard de Rooy

- Los KAMAZ o los RENAULT rojos del Team Mammoet

T4.3:

Con sus números de carrera sobre fondo rosa, se trata de vehículos de “asistencia rápida”: estos antiguos T4.1 o T4.2, cargados de recambios, se convierten en talleres sobre ruedas y pueden también ofrecer asistencia a otro tipo de vehículos que la necesiten.

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar

Patrocinadores del Dakar

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.