N°823 Classic FACTORY - TUB

CARLOS SANTAOLALLA MILLA

(esp) 1.71m / 80kg

Loisirs

Motor, bicicleta y esquí

Sponsors

Factory Tub, Valkiria Institute for futures, Vega Chargers

Primera participación

Compitió en el Campeonato de España de Buggies, 2ª posición
En moto ha competido en el Campeonato de España de Enduro y Campeonato de España de Automático de tierra
Campeonato de Catalunya de Vespas
Campeonato de España de Snowboard

Interview

Un Dakar para homenajes

Carlos Santaolalla tiene un doble reto junto a Aran Sol. Ambos quieren acabar en su primer Dakar Classic, pero sobre todo, homenajear a una persona muy importante. Aran era un chaval de 16 años cuando sus padres y Santaolalla disfrutaban de su pasión de explorar los desiertos del norte de África en todoterreno hace 25 años. Allí, Teresa Juanola destacaba por su gran capacidad de navegación en una época en la que los GPS tardaban 20 minutos en dar una ubicación aproximada y había que utilizar mapa, escuadra y cartabón para orientarse. Un día, en el primer viaje a Libia de Santaolalla hace 25 años, encima de una duna, se produjo una conversación clave. “Pilotas muy bien, pasas las dunas de manera muy fácil”, le dijo Teresa a Carlos. “Mi ilusión siempre ha sido correr el Dakar”, respondió. “¿Por qué no lo corres?”, lo alentó Teresa. “Se te da muy bien navegar. El día que haga un Dakar serás mi copiloto, te lo aseguro”, comentó Santaolalla a Teresa antes de que ambos se fundieran en un abrazo. El piloto barcelonés siempre había querido ir al Dakar, en principio en moto por su pasión por las dos ruedas, pero no pudo hacerlo por falta de tiempo y presupuesto. Ahora, en 2022, el Dakar Classic permite a este enamorado del motor hacer realidad su anhelo de estar en la prueba más dura del mundo. Santaolalla, al margen de competir de joven con motos que le dejaban en varios talleres, corrió hace unos años el Campeonato de España de Buggies con su mujer de copiloto. Podía haber ido con ella al Dakar, pero tenía una promesa que cumplir. Teresa falleció hace unos años, pero la manera de que ella estuviera presente en este reto era que Aran, su hijo, fuera copiloto de Santaolalla. “Tenía que hacerlo con él, tenía que ser así”. Juntos acuden al desierto para realizarle un bonito homenaje a Teresa y con la ilusión de acabar. “Y si va bien y se dan las circunstancias, el año que viene podría regresar en la categoría de coches o buggies”, asegura Carlos, quien tampoco olvida la pérdida en 2016 de su amigo y alpinista Nil Bohigas, al que también quiere dedicarle esta hazaña. Aran es ingeniero aeronáutico y en 2018 fue uno de los creadores de la primera y única Vespa de carreras eléctrica, que logró acabar las 24 Horas de Zuera.

C.S.: “Llevo toda mi vida queriendo correr el Dakar. Mi ilusión era hacerlo en moto, pero no podía por falta de recursos. La creación del Dakar Classic era la oportunidad que necesitaba”
“Teresa falleció hace unos años, y con la creación del Dakar le dije a su hijo Aran: ‘Quería hacer un Dakar con tu madre, y ahora vas a ser tú mi copiloto. Nos vamos al Dakar’. Es una historia entrañable, de una relación de hace más de 30 años. Será la primera carrera que competimos juntos. Él ha hecho más carreras como copiloto, raids en moto y navega bien. Pero si hubiera navegado mal le hubiera obligado a aprender. Tenía que ser así. También queremos homenajear a Nil Bohigas, alpinista que falleció en 2016, autor de grandes hazañas. Nil me pidió si podía acompañarme en un viaje por el desierto. Vino conmigo a Libia. Quiero dedicarle este Dakar a él y a Teresa”.

A.S.: “Carlitos siempre me había dicho de ir al Dakar, y yo encantado porque siempre había seguido la carrera. Que surgiera el Dakar Classic fue la chispa que nos faltaba para que pudiéramos ir, porque es mucho más asequible. Mi madre era una buena navegante, se orientaba muy bien, y con Carlitos coincidimos en varios viajes a Libia. A ella le hubiera gustado ir al Dakar. Que yo vaya es como un homenaje hacia su persona”.
“Espero una carrera dura físicamente, y al tratarse de regularidad, creo que la carrera para el copiloto es muy complicada y exigente mentalmente. Pero tengo muchas ganas de pasarlo bien. Sabemos que pueden pasar mil cosas, pero el hecho de estar ahí ya es un triunfo. Me gustaría ganar, aunque sé que es muy difícil. La regularidad nunca se me ha dado mal y quizás demos la sorpresa positiva. Pero lo que quiero es disfrutar”.

Véhicule

FACTORY - TUB

TOYOTA LAND CRUISER KZJ95
FACTORY - TUB

  • TOYOTA
  • LAND CRUISER KZJ95
  • Épsilon
  • Épsilon
  • nne basse 86-97

Classement 2022

Suivez-nous

Recevez des informations exclusives