Hermanos de dunas

10 enero 2019 - 05:47 [GMT -5]

La jornada empezó pronto para Julio Luis y Julián José García Merino, que salían de San Juan de Marcona a las siete de la mañana. Sin embargo, no han llegado al vivac de Arequipa hasta poco antes de las once de la noche. Julián José se pone manos a la obra, consciente de la necesidad de llevar lo antes posible sus ruedas al stand de BF Goodrich, que se ocupará de cambiar los neumáticos. El mayor de los hermanos García Merino es asiduo a la categoría “Original by Motul”, en la que participan aquellos que optan por realizar el Dakar sin asistencia, encargándose de su propio mantenimiento: “En un ocasión, disputé la prueba con un equipo, pero prefiero claramente hacerlo así, el Dakar duro, dependiendo solo de mí. Para mí no hay otro Dakar que valga”. Este año su aventura cobra un nuevo sentido, porque la comparte con su hermano Julio, que descubre por primera vez la carrera y el modo de vida que impone el Dakar a la antigua. “No hemos tenido grandes problemas, por el momento, pero las jornadas son muy largas y las noches muy cortas. Anoche dormí tres horas, pero por ahora voy bien”, comenta el piloto novato, consciente de la suerte que tiene de que le guíe Julián. “En la pista, nos podemos ayudar en todo momento. Cuando uno de los dos se siente con confianza, avanza ligeramente delante del otro para ir mostrando la trayectoria, por ejemplo. En cualquier caso, avanzamos siempre juntos”. Los dos pilotos inseparables se encuentran ahora en 80ª y 81ª posición en la general, aunque la clasificación les importa poco: “Lo único que queremos es llegar juntos a Lima”. 

Síguenos

Recibe información exclusiva del Dakar

By browsing this site, you accept the use of Cookies in order to offer to you an advertising tailored to your interests, and to perform traffic statistics.