N° 300 - EQUIPO VOLKSWAGEN MOTORSPORT II
Giniel DE VILLIERS
DE VILLIERS
Giniel
ZAF
25/03/1972
Dirk VON ZITZEWITZ
VON ZITZEWITZ
Dirk
DEU
Vehículo
MODELO MARCA
Race Touareg 2 VOLKSWAGEN
CLASIFICACIÓN
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14
Scratch 5 8 32 5 17 8 6 4 3 11 3 9 6 6
Etapa 5 8 31 5 17 8 6 4 3 11 3 9 6 6 -
General 5 6 22 20 18 16 12 9 7 7 7 7 7 7 -

“Menos presión, mismas ganas“

La progresión de Giniel De Villiers en el Dakar solo podía llevarlo a la victoria. Desde un prometedor quinto puesto en el 2003, en lo que fue su primera participación al volante de un Nissan, el surafricano nunca ha dejado de mejorar. Cuarto en 2005; subcampeón el año siguiente por su primer Dakar, con Volkswagen; finalmente ha podido subir en lo más alto del podio en el primer Dakar sudamericano. “Para ganar un Dakar, hay que cometer el menor número de errores posibles, pero también hay que tener suerte”, resume el piloto sudafricano. “Y en el 2007, no tuvimos suerte”. Este año, luego de nueve días de carrera, de una gran habilidad, en los que llevó su Volkswagen Race Touareg en lo alto de la clasificación, un grave problema mecánico “absolutamente imprevisible” aniquiló todas sus posibilidades de victoria. Terminó la prueba en la posición número 11 de la clasificación general, un resultado muy por debajo de sus ambiciones y de sus capacidades. Más allá de todo, él y Dirk sabían muy bien que tenían “lo necesario” para ganar esta carrera. En Argentina y Chile, finalmente, han podido sacar lo mejor de su larga experiencia y tomar las riendas del rally tres días antes de la llegada, cuando Carlos Sainz abandonaba después de volcarse en un río. Para esta edición 32, el actual campeón tiene una motivación intacta: “Es perfecto tener una corona por la cual luchar. De hecho, tenemos menos presión que el año pasado. Pero sí las mismas ganas. En 2009, el equipo entero tenía la presión y estoy contento de haber sido el mejor”. A la hora de volver en Sudamérica, la competencia en el seno del team ha aún aumentado. Carlos Sainz sigue corriendo detrás de su sueño de ganar el Dakar, 20 años después de su último titulo mundial en WRC. Y la llegada de Nasser Al Attiyah, añade un pretendiente en el equipo de los hombres en azul. “De momento no hay ningún número uno. Carlos Sainz quiere ganar la carrera, al igual que Nasser. Pero la verdad, es que, yo tengo poca presión. Ellos, mucho más. La diferencia es que estoy muy relajado.” De Villers también se siente mejor preparado. A pesar de su victoria, el piloto ha sufrido mucho en 2009 de una hernia discal. “Hubo una intervención en abril y puedo decir que he recuperado del todo. Estoy listo para defender mi título.”

Las fotos de la salida del Dakar en línea: www.maindruphoto.com
»