Información
  • ES EL RECORRIDO DEL DAKAR 2018 SERA PRESENTADO EL 22 DE MARZO...ESTAD ATENTOS A LAS NOVEDADES!!

Del manillar a los mandos

Hace poco, Jordi Viladoms y David Casteu figuraban entre los primeros del Dakar. Los dos incluso han terminado el rally en segunda posición. Este año, cada uno tomaba las riendas de un equipo, Sherco, el francés, y KTM, el español.

    Jordi Viladoms y David Casteu, provenientes del otro lado del escenario, cambiaban este año de traje. Los dos antiguos pilotos, con el traje de luces guardado, se convierten en directores de orquesta, uno en KTM y el otro para la escudería Sherco. Nos comentan sus impresiones. “Es agotador”, declara el francés y añade en broma: “Creo que el año que viene, ¡vuelvo a subirme a la moto!” Jordi, por su parte, ha descubierto la presión omnipresente. “Me he dado cuenta este año de que el Dakar es duro para todo el mundo y tal vez incluso más para las asistencias. Somos unos cuarenta en KTM con nuestros primos de Husqvarna. Menuda organización que gestionar y controlar”. David está totalmente de acuerdo: “Hay que gestionarlo todo, los mecánicos, los pilotos, los problemas técnicos… Todo el tiempo tenemos que adaptarnos a los cambios, improvisar, hacer que salgan los camiones y los vehículos de asistencia en el momento adecuado… El estrés es permanente. Cuando competía me olvidaba de todo eso en cuanto me subía a la moto. Ya solo me centraba en mi carrera. Ahora no tiene nada que ver…”. Viladoms no olvidará nunca esta nueva experiencia con la victoria de Sam Sunderland. “Lo más complicado”, añade el piloto catalán. “es dominar el reglamento para no cometer errores estratégicos. Cuando tienes pilotos que dan lo mejor de ellos mismos y que están luchando por la victoria, no puedes costarles tiempo por un error de gestión”. ¡Qué Jordi se quede tranquilo, ni Sunderland ni Walkner pueden tener ninguna queja!

    - motos

    117 - Mejor de lo esperado

    Toomas Triisa, que no osaba soñar con un podio, se adjudica la categoría “malle-moto”. Miel sobre hojuelas, el piloto estonio consigue la 30ª posición en la general.

      La noche de la segunda etapa entre Resistencia y San Miguel de Tucumán, Toomas Triisa se sentía frustrado. 47º de la etapa, 49º en la general, el piloto estonio se quejaba del calor y de una pista demasiado rápida en la que había tenido dificultades. “Era incluso peligroso”, soltaba al llegar al vivac argentino. No sabía entonces que Marc Coma había aderezado aún más el resto del recorrido. Arena, fuera de pista, navegación… Vamos, todo un regalito para los pilotos amateurs en busca de aventura y de desafíos. Toomas, inscrito este año en “malle-moto”, encontró rápidamente su velocidad de crucero para subir en la clasificación general e instalarse en el primer puesto de la categoría. Y ya no lo soltó. El piloto estonio sucede así al desafortunado Jürgen van den Gorbergh. El piloto holandés tuvo que tirar la toalla antes de llegar a Bolivia.

      - UTV

      351 - Leandro Torres: todo por el UTV

      Leandro Torres, que llegaba el año pasado para probar, logra este año imponerse en la recién creada categoría UTV.

        No hay que hacer caso al aire casi malhumorado de Leandro Torres. Este rechoncho brasileño ha ganado la categoría UTV, desenlace casi normal, teniendo en cuenta lo bien que lo había preparado todo. No rezuma ni triunfalismo ni exuberancia. ¡Y hay una razón para ello! “Llegamos al Dakar 2016 para hacer pruebas. Entender, ver cómo se portaba el vehículo y cómo reaccionábamos nosotros a nivel físico y mental… Vimos que el Dakar es claramente una odisea, algo fuera de lo normal. Hemos analizado todo y hemos venido este año para ganar”. Objetivo alcanzado con cierto brío, puesto que el número 251 logra imponerse con una ventaja de 4 horas 42 minutos y 34 segundos sobre el segundo, el chino Wang Fujiang. Ha dominado la prueba de cabo a rabo, con tres victorias de etapa y una larga estancia en la cabeza de la clasificación, desde la 5ª etapa hasta la meta final en Río Cuarto. Aunque la irrupción de Torres en el Dakar se preparó bien, hace años que el piloto se había convertido en precursor de la causa de los UTV: “En mi primera carrera en Brasil, éramos 4. Dos años más tarde ya había 33. Vamos a asistir al mismo fenómeno en el Dakar, seguro”.

        - coches

        327 - Misión cumplida

        Contratado por Toyota para partir a la búsqueda de la victoria en la categoría T2, Christian Lavieille ha cumplido perfectamente la misión que se le había confiado. Junto con Jean-Pierre Garcin, el piloto francés finaliza la prueba sin cometer ningún error.

          Un Dakar sin problemas no es muy frecuente. Sin embargo, eso es lo que ha vivido este año Christian Lavieille. “El único incidente que debemos deplorar ha sido una llanta rota en un tramo fuera de pista”, comenta el piloto del Toyota núm. 327. Aparte de este cambio de rueda, hemos completado los 9 000 kilómetros del recorrido sin ningún escollo. Ni siquiera hemos tenido que sacar ni una vez las planchas”. Diez años después de su victoria en el Campeonato del Mundo, Lavieille se adjudica la victoria del Dakar en categoría T2, la reservada a los vehículos de serie. Una categoría tan exigente como la de los prototipos. “Se conduce de forma diferente porque los coches son más pesados y menos potentes, pero es igual de complicado”, asegura Christian. El piloto francés comparte el éxito con su compañero de equipo, Jean-Pierre Garcin, irreprochable en la navegación, así como con todo el equipo de Toyota, como es evidente. “La clave de una victoria en el Dakar es un coche fiable y bien preparado”, recuerda. Y eso precisamente era lo que tenía el duo Lavieille-Garcin que partía en busca de su 23ª posición en la general.









           

          Patrocinadores

          Diffusores TV oficiales